_MG_6886

 

VP Madrid visitaba Soria en el último partido de la temporada para ambos conjuntos. El equipo madrileño intentaría asaltar Los Pajaritos para dar la sorpresa y llevarse unos puntos que le permitieran adelantar a Andorra, mientras que el equipo local no cambiaría su posición en la general fuera cual fuera el resultado final. Fueron los sorianos, empero, quienes se llevaron la victoria por 3-0.

El primer set fue manejado por Río Duero San José, si bien VP Madrid no dejaba que la distancia fuera demasiado grande. Carlos Guerra tuvo que esforzarse al máximo para defender los potentes ataques de jugadores como Alberto Salas, Antonio Burgal o Mario Segura, que estuvieron castigando al equipo madrileño. La buena distribución de Santi García Silvestre no fue suficiente para ganar el set, que cayó del lado local por 25-19.

El segundo parcial supuso un cambio en rol de dominador, pues fueron los visitantes los que se afianzaron en el marcador a mitad del set, con un Sergio Figueroa muy inspirado que tiraba de sus compañeros. Sin embargo, los hombres de Alfonso Flores hicieron un parcial de 6-0 y remontaron el set, que se les puso de cara. Los madrileños tiraron de casta y aguantaron varios puntos de set en contra con Fernando Román arriesgando en el saque que consiguió acercar a VP Madrid hasta los 23 puntos, momento en el cual Río Duero San José anotó el punto que le daba el segundo set por la mínima

El tercer set fue un festival de bloqueos. Los gorros de los sorianos fueron una auténtica pesadilla para el ataque visitante, hasta el punto que Diego Mahía tuvo que estallar hasta tres veces seguidas su remate en las manos rivales antes de conseguir enviar en su cuarto intento el balón al parqué local. Juan Francisco Caballero puso la réplica y echó el cerrojo a la defensa madrileña con tres bloqueos, pero Río Duero San José atacó insistentemente y acabó sentenciando el partido a pesar de la salida de Pablo de las Casas, finiquitando con un 25-21.

VP Madrid cierra así su primera temporada en Superliga con la consecución de sus objetivos al haber logrado la permanencia y su presencia el próximo año en la máxima categoría nacional. Los jugadores de Aitor Barreros no pueden despedirse con una victoria pero lo importante es que se han conseguido las aspiraciones del club. Por parte de Soria, esta victoria les confirma en séptima posición, y tras el partido dedicaron la temporada a la Curva Soriana, incansable afición que estuvo animando todo el partido, con charangas incluidas durante todo el encuentro.

 

Íñigo López Escribano.