Partido complicado el que afrontaban tanto madrileños como castellonenses en el CDM Entrevías. VP Madrid, que en 2016 aun no había podido sumar puntos en la clasificación recibía al colista, que venía necesitado de sumar a toda costa para apurar sus opciones en la Superliga.

Tras un buen inicio de los visitantes, que lograban distanciarse hasta 4 puntos en el primer set, los madrileños reaccionaban y lograban adelantarse en el 22-21 para acabar por imponerse en el parcial, en lo que sería el guión del resto del encuentro. Dos equipos muy tensos, conscientes de lo que había en juego, y con un gran número de errores.

Emergió la figura de Luis Díaz, para cerrar el primer set, y volvió a aparecer en el segundo, set en el que Madrid hubo de levantar una bola de set en contra. Con 2-0 a favor, VP Madrid bajó el pistón y encontró a un UBE Lilla Grau que no podía permitirse la rendición. Carlos Cavalli, movió sus fichas, y encontró a un Álvaro Villalba que revolucionó el encuentro junto a Maurició Matía, quienes llevaban a su equipo a la reacción que les facilitó encarrilar el tercer y cuarto parcial, que caían del lado visitante.

VP Madrid, se resignaba a luchar por el punto extra y salió en tromba en el quinto. Con un parcial de 8-3 ponía a las claras su propósito de enmienda en este set, y con un juego muy compacto en la red supieron administrar la diferencia y anotarse el partido.

Este encuentro cierra una jornada que ha apretado la lucha por la permanencia, situando en 3 puntos a 3 equipos, cuando aun restan enfrentamientos directos entre ellos.Únicamente Lilla Grau, se descuelgan a 6 puntos de la salvación.