El CDM Entrevías estalló de felicidad con el bloqueo de Carlos Baos, último punto del partido que significaba la victoria ante Cáceres por 3-0 y nuevos 3 puntos para la clasificación, que acercan a los madrieños a la permanencia. No se recuerda en Madrid una racha de victorias igual, desde la temporada 1983 cuando el equipo de Salesianos atocha alcanzaba la que ha sido última liga de un conjunto madrileño.

Los madrileños salieron muy motivados ante su afición que aun se frotaba los ojos por la última victoria ante un Cajasol que se apeaba de la copa de SSMM El Rey. Con las dudas de algunos jugadores claves que no pudieron entrenar prácticamente en toda la semana, y con un rival en frente que venia de cosechar un gran encuentro ante Melilla en su casa.

El primer set tras los tanteos iniciales estuvo claramente marcado por la efectividad de los madrileños por el centro y los desajustes en recepción de los extremeños, que no lograban encadenar mantenerse en el marcador. Un gran Javier Jiménez y una gran distribución de Jose Parada fueron claves.

Ya en el segundo set los cacereños no acababan de encontrar su juego, pese a la incorporación de Cristian Palacios, que contuvo la efectividad madrileña por el centro de la red. VP Madrid en cambio encontraba a un Blagovest Petrov imparable en ataque y por las alas tanto a Luis Díaz, como a Carlos Baos, que conseguían anotar con facilidad.

Fue en el tercero, cuando los chicos de Raul Rocha ponían toda la carne en el asador, con el cambio de dirección de juego, ahora a manos de Josele Acedo, conseguían situarse por encima del marcador durante todo el set. Sin embargo la gasolina se les fue agotando ante un VP Madrid que supo reaccionar y sumar una victoria histórica.


_DSC3500