Sergio Figueroa.

Sergio Figueroa.

 

Hoy vamos a presentar a una persona muy especial dentro de Voley Playa Madrid: Sergio Figueroa, capitán del equipo masculino de Superliga, veterano en el equipo y un motor en la organización del club. Sergio, de 30 años, juega de central con el número 13.

Sergio empezó con el deporte desde muy joven, pero el camino hacia el voley tardó en cuajar. Como él mismo reconoce, Nunca sabré explicar qué me decantó por el voley. Como todos los niños, empecé jugando al fútbol desde muy pequeño pero no se me daba bien y probé con atletismo, pero me parecía aburrido.” Sin embargo, su padre, que había jugado al voleibol en Atocha, lo animó a probar en el deporte de la red cuando apenas era un cadete y lo cierto es que acertó plenamente, al igual que con el resto de sus hermanos, que también han seguido el mismo camino.

 

Así, Sergio comenzó sus andanzas en el Salesianos Atocha en la temporada 1999/2000, aunque al año siguiente,  Sergio vio una oportunidad cuando, en su primer año de federado, Roberto Rubio le ofreció jugar en el C.U.V. Alcorcón, donde pudo aprender mucho. Tras varias temporadas en el juvenil y un meritorio 11º puesto en Primera División, jugó una temporada en el C.V. Alcalá, con el que consiguió ser 6º clasificado, para volver al Alcorcón en Primera División y lograr el ascenso a liga FEV. La temporada siguiente fichó por el C.V. Alcobendas, para terminar en la temporada 2009/10 recalando en las filas de Voley Playa Madrid, momento desde el cual defiende la elástica blanquinegra.

En VP Madrid estuvo jugando en Primera División y luego en liga FEV, hasta que, este año, Sergio ha cumplido un sueño. Afirma, muy contento:  “Representar a tu ciudad en la máxima categoría de voleibol, ejerciendo como capitán, es algo que jamás me pasó por la mente, y ahora que estoy ahí solo quiero disfrutar del momento y trabajar a muerte para que todos los aficionados del voley madrileño tengan la posibilidad de, cada domingo, ver el mejor voley nacional en su ciudad.”.  Y es que Sergio es un apasionado del voleibol; dentro del campo, su corazón vibra a la par que el balón, pero fuera también vive este deporte intensamente, pues colabora en múltiples facetas en la gestión del club y entrena a varios equipos de la base de Voley Playa Madrid.

Pero, además, Sergio también juega a voley playa, participando, entre otros, en el Torneo de Voley Playa de la Playa de Berria, en Santoña, Cantabria, donde también participa su padre, miembro del mítico equipo de “Los trenzados”, y donde también echa una mano en cualquier cosa que haga falta.

 

En la faceta más personal, Sergio es Licenciado en Ciencia y tecnología de los alimentos y trabaja actualmente como Consultor para Starbucks. Reconoce que le encanta la pasta y que le vuelve loco la Coca Cola, mientras que viajar y estar con sus amigos y familia es lo que prefiere hacer en su tiempo libre, aparte de jugar sobre arena con un buen molten.

 

Estamos hablando, pues, no solo de un gran jugador que ha logrado continuar jugando en el equipo a pesar del salto cualitativo que ha tenido este año al pasar a Superliga, no solo de un capitán respetado dentro y fuera del vestuario y no solo de un colaborador muy importante dentro del club, sino de un apasionado del voleibol que, al fin y al cabo, es por lo que él prefiere que se le tenga. Sin embargo, sus compañeros tienen en él un gran apoyo, Aitor Barreros, un jugador con experiencia que aportará grandes cosas en el campo y sobre el juego de sus compañeros, y la afición, un ídolo a la vez que una persona sencilla y cercana.

Mucha suerte este año, Sergio; disfruta tu sueño y gracias por formar parte del sueño del club.

 

Íñigo López Escribano.