Pablo Vidal.

Pablo Vidal.

 

Pablo es receptor y juega portando el número 2. Es su primera temporada en Voley Playa Madrid.

Su familia juega al voleibol por lo que Pablo lo ha “mamado” desde pequeño. Es por ello que lleva toda su vida jugándolo y estaba claro dónde acabaría. Ha jugado varias temporadas en Superliga 2 defendiendo la elástica del Emevé Lugo, hasta que en 2011 se fue a vivir a Hong Kong (sí, habéis leído bien, Hong Kong) y estuvo militando en el International de Hong Kong, de la máxima categoría. Creo que Pablo se lleva la palma de equipo más exótico en el que ha jugado.

Además, jugó con su universidad y consiguió un bronce en el Campeonato de España de voleibol y dos bronces en el Campeonato de España de voley playa, ahí es nada.

Confiesa que juega al voley para tener más cosas en su vida y divertirse; “No juego por la gloria ni cosas así” comenta, “juego porque me lo paso bien, comparto cosas con los compañeros y, principalmente, me rio. Además es mucho más agradecido ponerte en forma con tus compañeros que mirándote al espejo en un gimnasio. Tú solo”. También añade “no te hace mejor o peor persona
la posición en la que acabes en una liga”.
Está claro que las motivaciones de Pablo son de las más puras que puede haber.

Sin embargo, también se confiesa bastante competitivo, y ciertamente “bastante fantasma jugando al mus o a la pocha”. Un crack, este Pablo. Además, es informático y trabaja en el área de seguridad y redes.

Pablo es un chico con las ideas claras y que no se deja seducir por cosas superfluas. Su cabeza fría será imprescindible en los momentos más tensos de los partidos.

 

Íñigo López Escribano.