La sexta jornada de la Superliga Femenina 2016-17 llevaba a las madrileñas del VP Madrid a la isla de Menorca en una de las salidas más complicadas, ya no solo por la logística del viaje, si no por el buen momento del equipo balear.

Las madrileñas arrancaron el encuentro muy agarrotadas y se vieron superadas por un equipo local que salía en tromba, espoleado por su afición. Alcanzaron distancias de hasta 9 puntos que sólo se vieron disminuidas por las madrileñas tras un descomunal esuferzo hacia mitad de set. En ese momento las menorquinas supieron meter una marcha más y salir del atasco para cerrar el set con 25-17.

Las de Sergio figueroa volvieron caer en el segundo set pr idéntico marcador, si bien el guión del parcial fue bastante diferente. Si bien la falta de continuidad en recepción dió al traste a un buen en ataque de las Damas negras, fue en el saque y bloqueo donde las baleares encontraron la tecla para neutralizar a las capitalinas.

En el tercer parcial Madrid demostró que iba de menos a más, y con esa base y un par de cambios que refrescaron las ideas de las Damas de Negro, llegaron al final del set con opciones. Sin embargo dos errore consecutivos en el tramo final, dejaron el 25-22 definitivo y los 3 puntos para Avarca Menorca.

Así las cosas VP Madrid pone rumbo a Entrevías, donde la semana próxima recibirá a uno de los equipos a vigilar de cerca esta temporada, el Extremadura Arroyo. Será el próximo domingo a las 12:15 h.