Don Pelayo estuvo en Avilés disfrazado de blanquinegro para darle a las nuestras esa dosis de valentía que se presupone en las grandes y complicadas citas y conquistar así territorio Astur.

Todo apuntaba a que no era el mejor momento para empezar a remontar el vuelo, enfrentándose las madrileñas a uno de los equipos revelación de la temporada, pero la unión hace la fuerza y las debilidades de otros partidos se convirtieron en fortalezas. Así, las chicas de Fred Manso, capitaneadas por Vane Rubio salieron a la cancha de La Curtidora con ganas de demostrar que el voleibol que se practica en Madrid es Voleibol con mayúsculas.  Y lo consiguieron.

Con un 0-2 a favor, conseguidos con esfuerzo y trabajo, vieron cómo las avilesinas remontaron para forzar el temido quinto set . Aún resuena la frase del técnico portugués, que alentó a las chicas cuando peor pintaban las cosas: “Estáis cansadas, lo sé. Pero cuando no nos quedan piernas…hay que echar el corazón”.

Jaleadas por parte de la afición que se congregó en el pabellón municipal de Los Canapés, las madrileñas lucharon cada balón, cada punto, cada jugada, como si no hubiera otra ocasión. Apretaron los dientes para ser equipo y, como equipo, se trajeron dos puntos de oro de la ciudad asturiana.

El gran acierto de Ruth Oliver y Vane Rubio en el saque, la entrega de Carmen Muñoz sacando el látigo, la actitud de veteranas de las juveniles Cris García y Rocío Molina, la perseverancia de la central Romina Balda para tapar cualquier hueco que se presentara en el muro madrileño; la mente fría de la colocadora Marina Saucedo en los momentos más calientes del partido y la ilusión y apoyo incondicional de Ana do Campo y Sandra Paredes en cada jugada.

No en vano, por AD La Curtidora, Vanessa Murray fue la mejor atacante de la jornada y máxima anotadora, mientras que por el equipo madrileño, Ruth Oliver fue nombrada MVP de la jornada y fue la segunda máxima anotadora, además de empatar como mejor sacadora del fin de semana, con cinco saques, con su compañera de equipo y capitana Vane Rubio. Nombres propios de una Reconquista en el Principado. Como ya hizo Don Pelayo.