VP Madrid jugaba como local, pero en Leganés, a fin de evitar la coincidencia con la Copa Principe y el riesgo de una nueva suspensión como consecuencia de las goteras del pabellón de Entrevías. Pese a enfrentarse a un rival muy superior que disputa competición europea, VP Madrid tuvo punto de partido para el 3-0, y opciones para el 3-1, pero sufrió en exceso la nueva cancha mucho más grande y la falta de calor de su publico, que con el cambio de localidad y horario (se disputaba a las 15:30 h), no pudo aportar como lo hace habitualmente en Entrevías.

Las capitalinas comenzaron dominando el encuentro con autoridad, ganando los dos primeros sets con bastante superioridad. No obstante, el tercer set fue igualado, pero aun así las madrileñas rozaron la machada, pues dispusieron de un punto de partido que no lograron cerrar y se llevó la escuadra catalana. Con la moral disminuyendo, las madrileñas vieron como las visitantes forzaban el tie break y acababan llevándose el partido por 2-3, con un ajustado 12-15 final.

La anecdota de la jornada la marcó de nuevo cuestiones extraderpotivas con la cancha de juego, cuando en el transcurso del cuarto set, una bocina de alarma del pabellón se disparó y se sufrió un apagón, que obligó a finalizar el encuentro tras un parón de 10 minutos y sin conexión a internet o electricidad a pie de pista.

Con este resultado, VP Madrid araña un punto a un rival que va por encima, pero que sabe a poco tras la posibilidad de haberse llevado los tres puntos. Sin embargo, el buen juego del equipo y la mejora que está experimentando son la mejor noticia y aportan esperanza para el resto de temporada.

La próxima cita es en Sevilla, el domingo próximo y a continuación de nuevo jugarán como locales, pero esta vez en el Valle de las Cañas de Pozuelo de Alarcón, el sábado 27 a las 18:30 h en encuentro televisado por LaOtra de Telemadrid.