No pudo ser. El equipo madrileño, mermado aun por las lesiones cayó en Cabezón de la Sal (Santander) en un pabellón repleto, que no paró de empujar a su equipo hasta el final.

El buen hacer de los capitalinos se vió contrarrestado por una excelente actitud defensiva de los locales lo que les mantuvo arriba en el marcador para anotarse el primer parcial por un 25-20. Diego Mahía y Javier Jiménez tiraron del carro y con un mejor juego colectivo Madrid apuró sus opciones, pero todo el buen trabajo se diluyó en los puntos finales del set y el parcial acabaría con un 22-25.

Con el primer punto en el bolsillo los cántabros desplegaron con mayor comodidad su juego y aprovecharon el bajón de concentración de unos madrileños que acusaron el golpe, dejando ir a los de Cabezón con una abultada diferencia. Con todo decidido para un 3-0 Aitor Barreros movió el banquillo y el equipo reaccionó, maquillando un poco el tanteo, que se cerraría en un claro 25-18.

Ahora resta una jornada menos para el desenlace de la temporada 2014-15, que la semana próxma traerá la visita del mejor equipo de esta jornada, el Rio Duero de Soría, que viene de imponerse al Cai voleibol Teruel, flamante Campeon de Copa. Sin duda una gran oportunidad para los madrileños de ver a un clásico de la liga y una gran oportunidad de intentar el más difícil todavía y prepararse para los decisivos encuentros que se avecinan. En el horizonte, un único objetivo: “Una temporada más en la Superliga Masculina”